Viajando por Semana Santa

Por una vez voy a cambiar de tercio. Hoy no voy a comentaros nada sobre el momento cruento que vivimos ni nada por el estilo, lejos de eso voy a usar estas palabras para hablar de la Semana Santa, esa fiesta que tan sagrada como nació hoy se tambalea entre la tradición y la diversión, entre el respeto y el bochorno, al menos en nuestra tierra.

Estamos ante una efeméride cuyas vertientes son tan dispares como territorios abarca. Si ya en Andalucía no hay más que irse a otra localidad para, sin salir de tu provincia, ver algo completamente distinto a lo que tus ojos están acostumbrados; todo se vuelve mucho más antagónico si cruzas el charco y das con tus huesos en América Latina. La base es la misma, la vida de Jesús de Nazaret y su conversión de hombre en la tierra a religión, pero la manera de recordarle no entiende de normas.

Empezaré por México. Allí la Pasión de Jesucristo se vive de manera especial, ya que se entiende que para estar más cerca de él hay que asemejarse a su figura, y para ello, el sufrimiento físico es el camino más corto. Así, cada año se congregan casi tres millones de personas en las estribaciones del Cerro de la Estrella en Iztapalapa, una barriada al sur de México D.F., para rememorar la Pasión de Cristo con un espectáculo vivo en el que participan más de 6 mil personas.

Para que nos hagamos una idea de la realidad de tal representación decir que quien da vida a Cristo debe cargar una cruz de más de 75 kilogramos a lo largo de tres kilómetros, desde la plaza central de Iztapalapa hasta la cima del Cerro de la Estrella, centro de la crucifixión y antiguo centro ceremonial azteca. Aquí os dejo un vídeo resumen de tal evento.

AntiguaSS

Procesión en Antigua, Guatemala, donde se pueden ver las típicas alfombras mientras se acerca la procesión.

Más folclórica es la Semana Santa en países como Guatemala o El Salvador, sitios es los que los habitantes demuestras su devoción por las imágenes otorgándoles como ofrenda alfombras hechas por ellos mismos para que las procesiones pasen por encima. La gastronomía también tiene un importante espacio en ciudades como Antigua (Guatemala), donde los platos más típicos de la tierra son elaborados en una gran fiesta que no deja indiferente a nadie, y es que cada persona se encarga de engalanar su casa con motivos florales no exentos de colorido. El fervor de los antigüeños se manifiesta en las cerca de 100 hermandades o asociaciones de laicos, algunas de las cuales tienen más de 300 años de antigüedad, que se aglutinan en torno a una imagen de pasión.

Vídeo realizando una de las famosas alfombras para ofrenda.

Íntima es sin duda esta semana en Sonsonate, departamento de El Salvador, donde algunas actividades son una mezcla de ritos paganos y cristianos, en los que participan las cofradías, que son organizaciones indígenas que guardan secretos de raza y a cuyos actos no es permitido el ingreso a nadie que no sea miembro de la comunidad.

En Panamá hay dos grandes lugares en los que se agolpan los fieles. El primero de ellos es la comunidad de La Villa de Los Santos, donde la celebración transcurre de una manera solemne y conservadora, con procesiones en las que destacan los arreglos florales de las andas. En segundo lugar nos situamos en Pesé (Herrera), donde más de 10.000 fieles acuden cada año a la representación en vivo de la pasión de Cristo; el Jueves Santo se recrea La Ultima Cena y el viernes el Vía Crucis y la Crucifixión, que atrae a numerosos católicos de todo el país.

semanasantaherrera

Imagen de la representación de la pasión de Cristo en Herrera (Panamá).

Entre sermones y pícaros

Lejos de lo visto hasta ahora se enmarcan las tradiciones de Perú y Bolivia. En el primero el momento culmen de la semana es el sermón de las tres horas en el que se glosan las siete palabras de Cristo en la Cruz, creado en 1650 por el sacerdote jesuita Francisco del Castillo. Desde Lima este sermón del Viernes Santo se ha extendido progresivamente a toda la cristiandad. Ya dirigiéndonos a Bolivia nos topamos con una de las celebraciones más curiosas, y es que allí la Semana Santa es peculiar por las picardías y pillerías de algunos católicos convencidos de que, muerto Dios, no puede darse cuenta de los pecados cometidos el Viernes Santo.

Ese día, por la noche, es cuando se da por muerto a Dios, a consecuencia de la creencia de un dios-trino, y los jóvenes campesinos suelen aprovechar esta situación para robar algún cerdo o un ave, pues nadie tomará en cuenta sus pecados. Dios no lo puede ver. En las ciudades, muchos se sienten tentados de hacer lo prohibido porque Dios, desde la muerte, no los puede ver.

El Nazareno Negro

naznegro

Para acabar os dejo con la imagen del Nazareno Negro de Manila en la que es una de las festividades más masificadas del catolicismo, no en vano se calcula que cerca de un millón de creyentes llegados de todas partes acompañan a la imagen cada 9 de enero, algo que choca con lo solemne que es su procesión en Viernes Santo. Hablamos de una talla llevada por los misioneros españoles desde México en 1606 y considerada milagrosa por sus devotos. Su pigmentación es atribuida por algunos al incendio del barco que lo transportaba que ennegreció la talla. Otra versión asegura que el propio autor le dio ese color.

Con esta imagen me despido, espero que os haya resultado interesante y que haya servido para comprender que no hay mejores ni peores semanas santas, sino que la que sobresale es la que siente cada uno en su interior, esa que te hace palpitar y que no entiende de territorios ni creencias, y mucho menos de normas sobre cuáles son aquellas personas que merecen ser partícipes de ellas. Sean felices.

Rescatando soga en mano

La Unión Europea ha vuelto a intervenir para ‘salvar’ a uno de esos países a los que la crisis ha dejado con lo puesto, eso sí, los pantalones financiados. Esta vez le ha tocado a Chipre, una pequeña isla mediterránea de apenas un millón de habitantes que se ha convertido en un activo del resto de socios europeos, que son ahora los que manejarán los designios de este Estado.

Rescate, así lo llaman. Una palabra que significa por encima de todas las cosas ayudar, salvar, liberar de un peligro… y que en este caso quiere decir justamente eso, pero no para quienes lo necesitan, sino para los que merecen ese ‘rescate’ que recibirán los que malviven. Para que nos entendamos, el acuerdo al que han llegado Europa y el FMI con Chipre es el de dejarles 10.000 millones de euros a cambio de que el país pase a sus manos, ¿cómo se hace esto? sencillo, bloqueando todos los depósitos de los bancos de la isla y obligando a los ciudadanos a que paguen la deuda de su propio país.

Aquí siempre pagan los mismos y no es para reírse. La UE rescata a la banca con una ayuda que saneará a esos mismos bancos que en los próximos días expropiarán el dinero de todos los que tengan cuentas en sus bancos, tanto nacionales como extranjeros. Los que tengan más de 100.000 euros aportarán a la fuerza el 9,99% de sus ahorros, y los que no lleguen a tal cuantía estarán exentos después de que el Eurogrupo rectificara su cacicada acordada el pasado sábado, la cual se saltaba ese límite de 100.000 euros que se les supone asegurados a los ciudadanos europeos en depósito. Que nadie se crea que esta marcha atrás es por falta de ganas de rascar el bolsillo del pueblo chipriota, es simplemente por impedir que cunda el pánico y que a partir de ahora la gente, a la mínima sospecha de rescate, retire su dinero del banco. En total Chipre debe aportar 5.800 millones de euros al rescate.

Bolsillo ruso

Como no podía ser de otra manera Merkel tiene mucho que ver en todo este negocio del rescate soga en mano. La canciller alemana, sabedora de su privilegiada posición, sigue en su cruzada de hacer pagar a todos aquellos que, a su parecer, han provocado esta crisis con sus excesos; en otras palabras, ella está de acuerdo con ayudar a los otros países, pero haciéndoles expiar sus pecados llevándoles a la ruina por tiempo incontable. Prácticamente se dedica a eliminar lo que para ella es morralla europea pero sin usar para ello una cámara de gas. Y en todo este contexto tiene un lugar clave Rusia, país al que se le presupone un 30% del capital existente en territorio chipriota, y que tampoco es del gusto de la germana. Desde Moscú califican el rescate como una simple confiscación de dinero ajeno. Tan feliz vive la Merkel que pedir que los chipriotas recauden de su propio bolsillo 5.800 millones de euros le parecía poco, ella quería 7.000, y para que saliesen las cuentas, que ese 9,99% subiese al 12%

El problema de toda crisis, y la actual no lo es menos, es discernir quien paga los desperfectos. Así, si en Grecia fueron los inversores en duda pública y en España los accionistas y preferentistas; en Chipre se da un paso que traspasa una peligrosa línea, la de los depositantes, que a partir de ya no son intocables; cuestión que de nuevo para la jefa alemana es “lo correcto”.

Hablando en términos puramente económicos, estamos ante una condena perpetua a Chipre. Un corralito como el que desde este pasado fin de semana se ha implantado en la isla paraliza por completo la movilidad de capital, la cual resulta vital para el funcionamiento financiero de un país. ¿Si llegará a ocurrir algo así en España? No creo que nadie ponga la mano en el fuego ni por el si ni por el no; lo único que es transparente a estas alturas es que las medidas de austeridad suicida ideadas desde la troika con Merkel a la cabeza son un disparate absurdo cuyas consecuencias aún están naciendo.

Sentado en mi sillón ya no se si hablamos de rescate o préstamo, si son vecinos o aprovechados, si van a ayudar o a dar otro empujón para la ruina. Porque no nos olvidemos de que esto está montado de manera de que el rico tenga más y el pobre menos, y entre países no cambia la fórmula. Cuando todo esto acabe, esos que hoy parece que te perdonan la vida no por ayudarte a ti, sino al banco que te ha robado ya tanto, tendrán mucho más que antes de que todo empezase, y tú, país pequeño, seguirás pidiendo migajas y poniendo la soga para que otros hagan el nudo…

Os dejo hoy con El Vals del Obrero de Ska-P porque como bien dicen:

Somos los obreros, la base de este juego
en el que siempre pierde el mismo ‘pringao’,
un juego bien pensado, en el que nos tienen
callados y te joden si no quieres jugar.

Cronología de los rescates que han tenido lugar hasta ahora tomada de El País:

2 de mayo de 2010. Grecia anuncia un acuerdo con la UE y el FMI para recibir una ayuda financiera de 110.000 millones. A cambio, Atenas prometió recortes por valor de 30.000 millones.

29 de noviembre de 2010. Irlanda se convierte en la segunda víctima de la crisis del euro y pide a la Unión Europea y al FMI 67.500 millones a devolver en tres años. Además, el Ejecutivo aportó 17.500 millones procedentes de los fondos propios del país y del fondo de reserva de las pensiones públicas. Desde 2008, Irlanda ha sufrido siete ajustes presupuestarios que se han supuesto la salida de 40.000 empleados públicos hasta 2015, sobre una plantilla de 320.000 en 2008.

5 de abril de 2011. Portugal reconoce que no puede asumir su deuda y pide un rescate de 78.000 millones. El socialista José Sócrates, primer ministro de Portugal, anunció que no había otra fórmula para pagar los vencimientos de la deuda y evitar así la bancarrota. A cambio de estas ayudas de FMI, BCE y la UE, Portugal aceptó un voluminoso y exigente paquete de medidas de recorte.

21 de julio de 2011. La Unión Europea trata de salvar la más fuerte crisis del euro con un segundo rescate a Grecia. Esta vez la troika inyecta 109.000 millones en el país heleno.

9 de junio de 2012. España pide el rescate financiero. El Gobierno de Mariano Rajoy pide una ayuda a sus socios europeos para sanear el sector financiero con un máximo de 100.000 millones. Hasta ahora se han utilizado unos 40.000 millones. La inyección de dinero supuso un férreo control sobre las cuentas públicas.

16 de marzo de 2013. Chipre recibe ayudas por 10.000 millones por parte de la troika. Las cuentas bancarias pagarán un impuesto del 9,99% para los que tengan más de 100.000 euros.

De Roma a Luxemburgo, pasando hambre

Ayer fue un día de júbilo para la Iglesia Católica, la plaza del Vaticano a rebosar para recibir a un nuevo Papa que se dedicará a seguir siendo la cabeza visible del método de persuasión más eficaz jamás utilizado. La religión, la Fe cristiana, dominante en este mundo sigue viviendo con una alegría que contrasta con la realidad de nuestros tiempos, en los que el hambre y la muerte son ya tan cotidianas como el respirar de cada bocanada o el abrir los ojos de cada mañana.

¿Cuántas personas había ayer en esa plaza de Roma? Iban a ver a su nuevo dios, no a un hombre, iban a ver a aquel que debe decidir qué pensar ante la vida, desde la gestación hasta la despedida, sin que esos que llaman fanáticos a los que viven más hacia Oriente pongan en duda ni una coma. Día de felicidad entre el desvanecimiento de quienes lloran por su realidad. No se trata de prejuzgar, pero yo no he visto a nadie entrevistado por las televisiones en esa plaza con un mínimo de sufrimiento, es más, he visto a ricos, a niños bien peinados con su tupé y su rayita, a personas que no les falta el pan, a demasiada gente celebrando un simple nombramiento de alguien y olvidándose los que de verdad merecerían un aplauso por luchar ante un sistema que les condena al paredón.

Entre tantas sonrisas y demás chorradas, ahora resulta que desde la Unión Europea aseguran que la normativa hipotecaria por la que han mandado a la calle a personas cuyo único delito es haber sido puestos entre la espada y la pared por sinvergüenzas, es incompatible con la ley europea… ¡No me lo creo! ¿Que dejar a gente sin su casa por no pagar un mes y no poder ni defenderse es abusivo? Ya les ha costado a los ‘pobres’ enterarse…

Lo que queda meridianamente claro tras esta afirmación es que ver a gente suicidarse y morirse de hambre no es suficiente para que los que tienen la sartén por el mango hagan algo; tanto es así que hasta que no han llegado desde Luxemburgo para dar el toque al ‘cuchara’ de Rajoy, este ha tenido paralizada la aprobación del proyecto de ley sobre desahucios que está en tramitación en el Congreso; o lo que es lo mismo, se ha pasado por el forro del pantalón a todos esos españoles que se han visto abocados a vivir sin una mano delante y con el culo al aire.

A partir de ahora las cosas cambiarán, pero ya es tarde para muchos, y es que este ‘Gobierno de Banca’ sólo da soluciones para ayudar a sus amigos y familiares sentados en esos sillones de despachos lujosos que viven del hambre del que limpia el suelo por el que ellos pisan; mientras quienes han confiado en ellos sólo por su palabra ven ahora un portazo en las narices, espera, que no tienen ni puerta…

No prejuzgaré al papa Francisco, no va conmigo, sólo diré que lo que ayer se pudo ver no hace más que reafirmar mi creencia de que para algunos no explotó su burbuja, y que si lo hizo ya se encargaron otros de volver a llenarla. Que sea el Papa de los pobres como muchos afirman está por ver, y es que en ayudar a los desfavorecidos todos se ponen de acuerdo sobre el papel, en la oratoria, en la teoría; pero en la práctica… ese es otro campo, es el de la vida y las vidas, y ahí la hipocresía y la demagogia trabajan a destajo.

Me despido con un pequeño vídeo, letra de Nach con su tema Requiem e imágenes de la realidad:

Cine español, ¿nadando entre ‘Imposibles’?

El cine español es malo” ¿Quién dijo eso? Yo desconozco la primera persona que puso en su boca esa frase, pero sí sé que pulula por ahí, que se comenta, que se sabe y que va de una calle a otra con una impermeabilidad asombrosa en su mensaje. Pero qué está pasando en nuestro cine, ya no hay coplas, ya no hay pequeños ruiseñores… ¿Ahora qué?

Pajares y Esteso quedaron lejos. Sin desmerecer la función que cumplieron en la sociedad, la de aliviar tantos años de ‘tápese el tobillo señorita’ con sus sonrisas burlonas enmarcadas en desnudos, queda claro que lo que la industria hace en estos momentos es completamente antagónico a lo que en aquellos años se veía; aunque el humor sigue estando muy presente con títulos como la saga Torrente, que se ha convertido en un auténtico fenómeno capaz de multiplicar cada fotograma por miles de verdes. Pero no es la nota dominante, y es que la diversificación temática y estética se cuenta hoy por número de salas.

Éxito por billetes

106 millones de recaudación, esa es la cifra que recordaremos de nuestro cine en 2012. Hablamos de un buen número sin duda, pero a nadie se le escapa de donde viene tal ‘oasístico’ panorama, y es que es ‘Imposible’ hablar de este 2012 sin contar con Bayona, que por si solo ha hecho casi la mitad de esa alabada cantidad. ¿Y qué ha hecho este cineasta para tener tal honor? Pues romper con los límites, ha hecho una película ‘no española’. Ojo, no se me confundan, es española sí, ¿pero alguien imaginaba que un desastre natural tuviese el sello de nuestra industria? Desde El Coloso en Llamas, pasando por Twister, con Armagedon y tocando otras más recientes como Soy Leyenda; dejo fuera las que tratan de marcianos, que también hay muchas y algunas infumables; todas ellas extranjeras y taquillazos aquí. Pues bien, no en 2012, este año Bayona nos ha traído el desastre desde nuestro barrio para demostrarnos que otro cine es posible.

Para muchos hablaré de ‘norteamericaneizarse’, de llevar a gente a su butaca a base de obnubilar, de dejarles tan impresionados que vayan sólo por ver esos efectos y esa ola. Pero no es así, la calidad del cine no disminuye por hablar de superproducciones ni aumenta por ser cine de autor.

Como ya he dicho, a nadie se le ha olvidado nombrar el ‘106’ desde los entresijos de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, no hubo más que ver los pasados premios Goya; sin embargo, reducir el análisis a un número me parece demasiado cuadriculado. Al igual que en otros años han dejado claro que el éxito de nuestro cine se medía por su calidad y repercusión en el mundo, en este no deberían haber reducido su discurso a una cifra. Aunque todos sabemos por qué lo han hecho así.

Tijeretazo

Toca apretarse el cinturón y el cine no se libra. Como todo lo que suena a cultura, sanidad y demás cosas innecesarias para los que mandan, el recorte en la industria de la gran pantalla fue el pasado año del 35%, o lo que es lo mismo, de 76 millones pasaron a 49. Claro que muchos dirán que ese dinero sigue siendo una barbaridad, pero alguien se ha parado a pensar cómo se maneja este tema más allá de nuestras fronteras, serán pocos seguro.  En Francia la inversión es 7 veces mayor y en EE.UU. estas suponen 1.020 veces más de lo que se invierte aquí. Estos datos chocan sin duda con el hecho de que España sea el cuarto país en producción europea y noveno mundial. Y diciéndolo más claro, las subvenciones suponen sólo el 16% de lo que se invierte en España, el resto es dinero privado. Pese a todo, tenemos el país que más directores noveles saca cada año.

No puedo obviar el tema descargas. Para los que hacen guiones, dirigen y parece ser Satanás hecho P2P; un enemigo a eliminar, pero se equivocan en parte. Para empezar los datos no engañan, y es que en nuestro país la inmensa mayoría de filmes descargados son extranjeros; en segundo lugar, la promoción gratuita que proporciona la red es ilimitada, ya que más de uno se acerca al cine después de que un amigo le comente lo buena que es una cinta, y este segundo se va a verla al cine; y por último, no hay que dejar atrás que se trata de un medio que da voz a aquellos jóvenes, o no tanto, que llevan un director dentro pero no tienen medios ni apoyos para mostrarlo. Que sí, que la gente tira de Internet para ver cine, pero ni es tanto como quieren hacer creer ni es todo tan negativo; todo esto sin entrar en el precio de las entradas…

Promoción versus emoción

Mi realidad es que cada año hay películas españolas malas, porque las hay, y puede que más de la mitad, pero no lo son menos las que llegan desde fuera de las fronteras, esas cuya promoción a veces es brutal, tanto que anula cualquier juicio clínico para acabar resumiéndose todo en un: “joder, si tanto la anuncian habrá que verla”; y luego… llega El Hobbit, tanto bombo para tanta pena, en cuestión de semanas la expectación se torna en crítica feroz hacia un título que parecía que iba a comerse las taquillas. Hago esta mención porque este es uno de los puntos de mayor distanciamiento; sólo hace falta salir a la calle y mirar carteles, autobuses y demás soportes publicitarios para darse cuenta de que muchas cintas españolas se promocionan con lo justo; incluso puedes ver el telediario de mediodía y enterarte que esa semana se estrenan tres películas españolas que no te suenan de lejos, ahora, que Skyfall merecía 3.000 reportajes… Caso aparte es el de Pedro Almodóvar y otros pocos privilegiados, que sólo con el nombre ya venden.

cine2

Hablar del cine español como un superviviente es posible, pero ni más ni menos que cualquier otro. Resulta que hace dos años era todo un desastre, descenso de espectadores, recaudación irrisoria y demás cuentas, y ahora en 2013 se arregla; pero es que esto mismo ya pasó en 2008, con un gran ascenso en la cuota de pantalla, y al contrario en 2002, cuando se perdieron seis millones de espectadores con respecto a 2001. En definitiva, hay altibajos como en todo, años mejores y años peores, pero no es más que reflejo de lo que opina el público, ya no por la calidad de los filmes, sino por la aceptación de éstos.

Si hay algo alarmante es el prejuicio que se tiene de puertas para dentro, cuando justo en dirección contraria es opuesto, y es que una vez pasada la frontera nos ven como una de las industrias con mayor caché. No en vano, la recaudación lejos de España ha doblado en los últimos años a la casera, algo que deja claro que algo se debe estar haciendo bien, aunque sea sólo una cosa. Nuestro cine no está en crisis, simplemente está falto de cariño y de una oportunidad.

Datos obtenidos de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE) y del Ministerio de Cultura.

Chávez, ¿revolucionario o dictador?

5 de marzo. Hugo Rafael Chávez Frías, presidente de la república bolivariana de Venezuela muere tras 22 meses de lucha contra el cáncer a la edad de 58 años. Autoproclamado azote del imperialismo, tan bocazas como pasional, deja ahora un legado con un vacío cuyas consecuencias están en el aire, abriendo así un debate sobre el futuro de su país y de la revolución que allá por finales de los setenta inició cuando su repercusión mediática no asomaba más allá del localismo.

“A mediados de los 80 propuse a mis compañeros militares agregar la letra R -de revolución- a la sigla de nuestro movimiento que se llamaba EB-200 -Ejército Bolivariano 200 porque en 1983 era el bicentenario del nacimiento de Bolívar-. (…) El movimiento había crecido pero todavía éramos pequeños grupos, que al fin nos definimos como un movimiento bolivariano revolucionario. Lo que perseguíamos era eso, una revolución, una transformación política, social, económica y cultural inspirada en el planteamiento de Bolívar”. Palabras del propio Chávez en relación a la corriente bolivariana y nacionalista que se gestó en el ejército venezolano y que él mismo ha implantado en Venezuela desde hace ya casi catorce años. Un nuevo camino ideológico que ha ido evolucionando desde ese primer momento hasta lo que hoy se denomina como nuevo socialismo del siglo XIX, y que me da pie a estas líneas.

Hoy, después de su adiós yo me pregunto: ¿Se ha ido un hombre, un revolucionario, un dictador o un pensamiento? Para que engañarnos, lo que más ha calado de su salto al primer plano mundial fue su reiterado odio a Estados Unidos. “Yanquis de mierda“, quizás la frase que más ha repetido a boca llena y que le ha servido para ganar simpatías y detractores. Un mensaje tan directo como claro que ha dejado en segundo plano todo lo demás.

Con Simón Bolívar como símbolo de cada paso y fusionándolo con su mente izquierdista, para muchos dotada de un comunismo encubierto, Chávez ha llevado a cabo un programa social que, con el trasfondo de populismo y acusado de no ser más que limosna para el pueblo, ha tratado de llevar a cabo medidas en las que el pobre pudiera ver un cambio para mejor en su vida. En esta política se encuadran las misiones bolivarianas, que dieron sus primeros pasos en 2003 con un ideario desde el enseñar a leer y escribir al más analfabeto hasta de dotar de estudios superiores a los desfavorecidos; otra de las misiones más relevantes es la de dar atención médica a quienes no pueden permitírsela, esto último en estrecha colaboración con Cuba. Y por supuesto la reforma agraria de 2005, por la cual se llevó a cabo la expropiación de latifundios y tierras en manos de terratenientes, para dárselas a quienes las quisieran trabajar; fue justo en este punto en el que desde EE.UU. se le acusó de comunista.

Lo que para muchos ha sido una ventaja, el tener al libertador Bolívar como insignia, ha sido para otros el mayor de sus pecados. “Mi ejemplo puede servir de algo a mi patria misma pues la moderación del primer jefe cundirá entre los últimos y mi vida será su regla. El pueblo me adorará y yo seré la arca de su alianza”, así se expresaba Bolívar, y con estas mismas expresiones ya Marx en su día se desligó de él al verle como el creador del culto a la personalidad. Una cuestión que no ha dejado de crear controversia hasta nuestros días entre estudiosos sudamericanos, así, el historiador Germán Carrera Damas considera que el bolivarianismo ha hecho uso de un culto del pueblo para convertirlo en un culto para el pueblo, o lo que es lo mismo, un instrumento ideológico para dominar a la masa. Manuel Caballero, también historiador va más allá, enlazando aspectos de esta corriente con la “religión política fascista“, basada en un hombre que pretende ser “el Profeta del Dios Único“.

Llegados a este punto no hace falta decir que la diplomacia nunca fue el punto fuerte del comandante venezolano, que se fue haciendo enemigos casi al ritmo con el que las palabras fueron saliendo de su boca. Frases como: “Da tristeza porque se convirtió en un cachorro del Imperio“, dirigida a Vicente Fox siendo éste presidente de México; “Eres un ignorante, burro, hombre enfermo, inmoral, cobarde, mentiroso, genocida, mataniños, borracho, ridículo“, a George Bush; “Tenemos 500 años aquí y nunca nos callaremos, mucho menos a la voz de un monarca“, al rey don Juan Carlos; o “Señora canciller se puede ir a… Y no voy a decir más porque es una mujer. Ella es de la derecha alemana, la misma que apoyó a Hitler y la misma que apoyó al fascismo“, a Merkel, sirven como ejemplo de la vehemencia que siempre ha caracterizado a su discurso.

Radical, pasional, así era Chávez, quizás en exceso, pero no por ello el juicio debe ser más banal. Hay quien dirá que hoy día esos comentarios y esas ideas están fueran de lugar, que la diplomacia es la que debe regir el orden mundial, pero donde muchos ven aquello hay bastante más de dominio monetario e hipocresía de lameculos por dos duros. Al ex presidente venezolano se le podrá acusar de muchas cosas, y con razón y causa aseguradas, pero no se le podrá tildar de esconderse o no decir lo que pensaba, algo que en las alturas es un oasis, ya sea con agua o seco por su efimeridad.

Hablo de dominio monetario sin temor a la más nimia equivocación por el petróleo. ¿Alguien piensa que de no ser así los estadounidenses estarían tan encelados con Venezuela? No creo. La doctrina Monroe, la cual justifica el intervencionismo estadounidense en suelo latinoamericano y el Caribe tampoco ha ayudado, si bien su puesta en práctica es limitada, y no es más que otra arista dentro del gran prisma llamado petróleo, algo por lo que los del norte de América lo dan todo. Si unimos todo lo anterior a la estrecha relación de Chávez con Cuba, archienemigo de los estadounidenses, hay poco más que decir.

Modelo en incierto desarrollo

Su marcha deja la gran duda de qué pasará ahora. Ese nuevo socialismo del siglo XXI que puso en sus palabras allá por 2005, que bebe de la economía marxista y que tiene como ejes el desarrollismo democrático regional, la economía de equivalencias, la democracia participativa protagónica y las organizaciones de base está en estos momentos en el aire. Sucesor de carne y hueso no le falta. Nicolás Maduro es su nombre, un hombre que en dos décadas ha pasado del volante del autobús que conducía cada día al de todo un país que no sabe muy bien qué esperar de él. Quienes le conocen aseguran que ha sido designado por ser de la izquierda más radical dentro los hombres de confianza de Chávez, algo que no sabemos si le servirá de mucho ante una población tan opuestamente dividida como la que ha heredado. Más importantes en esta transición se antojan las posturas de los que han tomado la ideología del ex presidente como propia; hablo del presidente de Ecuador Rafael Correa y del presidente de Bolivia Evo Morales; ambos tienen ante sí el interrogante de asumir el rol de líder o por el contrario mantenerse en un segundo plano.

Pregunté qué era lo que se iba con él, y la verdad es que no es sencillo. ¿Golpista? Sí, pero llegó al poder por las urnas. ¿Democracia? A medias porque hay separación de poderes, pero la ley fundacional de la Constitución chavista da lugar a que los poderes legislativo y judicial le den margen para gobernar con arbitrariedad; además, una reforma aprobada en 2009 le daba luz verde a presentarse a la relección ilimitadamente. ¿Libertad de expresión? La censura ha ido ganando terreno. Y llega la pregunta final: ¿Compensan estos recortes en derechos de la población civil por la lucha contra la pobreza? Los datos están ahí, cuando llegó valor de ésta estaba por encima del 40%, ahora que se ha ido roza el 20%. Juzguen ustedes.

“Hemos asumido el compromiso de dirigir la Revolución Bolivariana hacia el socialismo y contribuir a la senda del socialismo, un socialismo del siglo XXI que se basa en la solidaridad, en la fraternidad, en el amor, en la libertad y en la igualdad”. Lo dijo Chávez y suena bien pero, ¿es la realidad de Venezuela? Está claro que ha muerto un revolucionario si lo entendemos como alguien que va contra lo establecido. Está claro que ha muerto un dictador por su insistencia en mantenerse en el poder a cualquier precio y socavando libertades a su propio pueblo. Pero el pensamiento está ahí y perdurará, tan válido como los demás, pero tan equivocado en el camino elegido como muchos de ellos que confunden revolución con obligación y sumisión.

Basura en las alturas

¿El poder corrompe a las personas o son los corruptos los que alcanzan la cima? Me he estado resistiendo durante semanas a escribir sobre el panorama político español, pero es que llega un punto que lo sueltas o… lo sueltas. Ya déjenme decir una cosa: ¿Alguna conclusión positiva tras el debate sobre el estado de la nación de la semana pasada? Yo tengo una: Ya se acabó y hasta el año que viene no hay más; porque es escuchar un rato y aquello se parece más al debate sobre la casa de Gran Hermano que a otra cosa, eso sí, todo muy bien dicho y ornamentado con mucho gusto, incluso con partes en las que nuestro presidente ‘cuchara’ no usa chuleta…

Habrá a quien le parezca gracioso lo que ha visto, pero transcribo: “Vamos a ver… eh… el… el… (sonidos indescriptibles) es que me ha pasado una cosa verdaderamente notable, que lo he escrito aquí y no entiendo mi letra”, y tras un empujón de Pedro J. explica: “bajadas de impuestos emprendedores”, y se queda tan tranquilo… Luego tenemos el claro caso de soy tu representante y no soy capaz de decir más de ese vocabulario de inglés propio de aquellas cartillas Micho…

Ya pongamos que dejamos pasar el hecho de que algunos tengan el cerebro lleno de serrín, digamos incluso que los pobres no han tenido oportunidad de aprender idiomas; sin embargo, el refrán de ‘el que reparte se lleva la mejor parte’ se lo tatuaron con fuego. Entre Marbella y Bárcenas, travesía con muchas ‘estaciones de bolsillo’, deben ser pocas las risas de aquellos que se lo han llevado calentito cuando cada día hay más gente sobre este país que se muere de hambre, a estas alturas ya literalmente. Gente a la que se le pide confianza, paciencia y que sólo escuchan cuentos y mentiras, una distracción que gana segundos mientras lo que se merecen vuela en manos del villano trajeado de turno.

Hablamos de pseudo seres humanos, individuos que deberían ser de ficción y no tener cabida más allá de fotogramas o letras, pero no, ellos están aquí mientras reparten y se parten. Robamos y luego jugamos a los juicios; con algo de ‘buena voluntad’ condenamos a un cabeza de turco, pero el dinero ya está en otras manos. Hay hasta quien pide el paro… valoro lo que está haciendo Bárcenas, pocos pueden robar tanto sin remordimiento alguno. Ahora, que nadie se equivoque, ¿38 millones? Ahí trincan unos cuantos más de los azules.

Claro que habrá alguno legal, alguno que verdaderamente ame la política y la anteponga a su bolsillo, pero aquí también caen justos por pecadores. Una clase de dirigentes en decadencia, que lejos de aportar verdaderas soluciones se enfrascan en rencillas de patio de colegio. Usted ha mentido, usted ha dicho que iba a hacer esto, pues usted aquel día se equivocó, hay que ver como ha engañado a los españoles… y tú también hijo de… Pero vamos a ver, menos palabras y más hacer, que para ver actuaciones de tres al cuarto ya tenemos la televisión.

Pero bueno, pongamos algunos datos sobre la mesa. Más de 300 políticos españoles están imputados por casos de corrupción, sin contar casos como los de Bankia o la Caja de Ahorros del Mediterráneo, en cuyos consejos de administración también había políticos, ni investigaciones abiertas como la operación Gürtel o el caso Nóos en las que se encuentran implicados ex altos cargos de la Administración de Francisco Camps, y también tenemos los ERE… en total se calcula que la corrupción ha tocado unos 8.000 municipios, con casi medio centenar de ex alcaldes y unos 30 aún en el cargo que están siendo investigados judicialmente, algunos de capitales como Valladolid, Alicante o Lugo con sus respectivas decenas de concejales. Vamos, el que no corre vuela.

Paradójico es sin duda que en el peor momento que muchos recordamos de nuestro país alguien esperase mejorar teniendo al mando a aquellos que se vanaglorian de tener más que el resto, de creerse mejores por su coche, por su casa… ya lo dijo Nach: Los seguidores del PP, a arreglarse el tupé, sintonizando la COPE y conducir su Coupé. No hablo de tí, que los has votado, pero ten por seguro que ellos no están ahí para arreglar tu vida, sino la de esa élite de ladrones ricachones que cuando todo acabe, tendrán más que ayer y menos que mañana.

Entre esperanza e ignorancia

En todo esto hay sólo un pequeño atisbo de ilusión, y es que aquellos que parecían absorbidos para la eternidad por el bipartidismo empiezan a ver la luz; eso sí, el CIS se ha encargado de mostrar la realidad tras el último estudio con motivo del debate sobre el estado de la nación, diciendo en primer lugar que los dirigentes de los partidos que no llevan de insignias una rosa o una gaviota aprueban con creces en el sondeo realizado, para después recalcar que más de la mitad de los encuestados asegura no conocer a casi todos los líderes políticos cuyos partidos tienen una representación menor…

Para acabar, como ya es costumbre por estos lares, una nota de humor para aquellos que hayan soportado los ocho párrafos anteriores…

Sea por Andalucía libre

Hoy es el día de todos los andaluces, es mi día y el de muchos de los míos, ese día en el que los de la bandera blanca y verde celebran que un 28 de febrero de 1980 se votó en referéndum que los nacidos en Andalucía también estaban unidos y eran adultos para constituir una autonomía. Para muchos, yo incluido, esta es una lucha cuyo resultado nos cogió como hijos ya nacidos en ella pero no por ello nos acogió con menos calor ni nos ha hecho amar menos nuestra tierra, ni el agua que cae y nace en ella, ya hayamos nacido aquí o seamos hijos adoptivos.

Pero con la que está cayendo toca replantearse qué se ha conseguido y si realmente hemos llegado al punto que nos merecemos. Cuando se habla de reivindicaciones, derechos, competencias y demás exigencias parece que sólo se puede referir uno al norte del país y por consiguiente, al beneplácito del centro para otorgar o prohibir a su antojo.

Muchos nos han tildado de vagos, se han reído de nuestro acento y se han burlado de nuestras costumbres con una gratuidad que roza la poca vergüenza mientras son ellos los que más motivos tienen para agachar la cabeza. Podría enumerar, pero hoy no es el día de ellos, sino el de los andaluces.

Ellos, que piensan que sus sentimientos son más puros, que sus culturas y sus lenguas les dan derecho a querer ser más que el resto y tener mayores privilegios, hay hasta quien se inventa que ya fue independiente, ¡ay! que pena esos engañados que confunden  ser una colonia de otro país con falsa autodeterminación. Sus pensamientos no les dejan ver que la verdadera diferencia está en el corazón y en el sudor dejado junto a los tuyos, algo de lo que aquí se sabe bastante.

No escribo estas líneas para negar a aquellos que de corazón así lo sientan y que no hayan esgrimido un arma y sí condenan su uso, el derecho a pedir lo que su palpitar les marque; ni mucho menos quiero caer en el chovinismo irracional; sólo quiero dejar claro que hay más personas sobre esta Península y fuera de ella que tienen la potestad, como cualquier hombre libre, de exigir lo mejor para si mismos y de ser tratados de igual manera.

Hoy, día de Andalucía, toca recordar a todos aquellos que lucharon y siguen luchando por nuestra tierra, a aquellos que aguantaron la desindustrialización y colonización económica, a aquellos que sufrieron el subdesarrollo mientras sus riquezas naturales desarrollaban a aquellos que vivían de Despeñaperros para arriba, a aquellos que sufrieron en sus carnes la malnutrición y en sus mentes el analfabetismo; en definitiva, a esos más de dos millones de andaluces obligados a dejar su patria por la situación de desempleo y precariedad a la que los condenaron. Por todo ello no me puedo olvidar de los que hoy pasan este día lejos de sus casas, de nuestra casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una imagen del pasado por cada una de las provincias de nuestra comunidad.

Pero no hay que quedarse con lo que se hizo, hay que seguir en la batalla para que todo lo conseguido no se esfume y para que todas esas desigualdades e injusticias que nos acucian vayan desapareciendo; porque los andaluces no somos más que nadie, pero tampoco menos, y debemos decirlo bien alto y no conformarnos con las migajas sino con lo que nos merecemos.

Hoy, 28 de febrero de 2013, este es mi pequeño homenaje por vivir en esta tierra de ocho provincias, de 8.449.985 habitantes e incontables corazones.

Os dejo con este vídeo lleno de imágenes de ese 4 de diciembre de 1977 en el que todos gritaron como uno:

¡Andaluces, levantaos!,
¡Pedid tierra y libertad!,
Sea por Andalucía libre,
España y la humanidad.