Sea por Andalucía libre

Hoy es el día de todos los andaluces, es mi día y el de muchos de los míos, ese día en el que los de la bandera blanca y verde celebran que un 28 de febrero de 1980 se votó en referéndum que los nacidos en Andalucía también estaban unidos y eran adultos para constituir una autonomía. Para muchos, yo incluido, esta es una lucha cuyo resultado nos cogió como hijos ya nacidos en ella pero no por ello nos acogió con menos calor ni nos ha hecho amar menos nuestra tierra, ni el agua que cae y nace en ella, ya hayamos nacido aquí o seamos hijos adoptivos.

Pero con la que está cayendo toca replantearse qué se ha conseguido y si realmente hemos llegado al punto que nos merecemos. Cuando se habla de reivindicaciones, derechos, competencias y demás exigencias parece que sólo se puede referir uno al norte del país y por consiguiente, al beneplácito del centro para otorgar o prohibir a su antojo.

Muchos nos han tildado de vagos, se han reído de nuestro acento y se han burlado de nuestras costumbres con una gratuidad que roza la poca vergüenza mientras son ellos los que más motivos tienen para agachar la cabeza. Podría enumerar, pero hoy no es el día de ellos, sino el de los andaluces.

Ellos, que piensan que sus sentimientos son más puros, que sus culturas y sus lenguas les dan derecho a querer ser más que el resto y tener mayores privilegios, hay hasta quien se inventa que ya fue independiente, ¡ay! que pena esos engañados que confunden  ser una colonia de otro país con falsa autodeterminación. Sus pensamientos no les dejan ver que la verdadera diferencia está en el corazón y en el sudor dejado junto a los tuyos, algo de lo que aquí se sabe bastante.

No escribo estas líneas para negar a aquellos que de corazón así lo sientan y que no hayan esgrimido un arma y sí condenan su uso, el derecho a pedir lo que su palpitar les marque; ni mucho menos quiero caer en el chovinismo irracional; sólo quiero dejar claro que hay más personas sobre esta Península y fuera de ella que tienen la potestad, como cualquier hombre libre, de exigir lo mejor para si mismos y de ser tratados de igual manera.

Hoy, día de Andalucía, toca recordar a todos aquellos que lucharon y siguen luchando por nuestra tierra, a aquellos que aguantaron la desindustrialización y colonización económica, a aquellos que sufrieron el subdesarrollo mientras sus riquezas naturales desarrollaban a aquellos que vivían de Despeñaperros para arriba, a aquellos que sufrieron en sus carnes la malnutrición y en sus mentes el analfabetismo; en definitiva, a esos más de dos millones de andaluces obligados a dejar su patria por la situación de desempleo y precariedad a la que los condenaron. Por todo ello no me puedo olvidar de los que hoy pasan este día lejos de sus casas, de nuestra casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una imagen del pasado por cada una de las provincias de nuestra comunidad.

Pero no hay que quedarse con lo que se hizo, hay que seguir en la batalla para que todo lo conseguido no se esfume y para que todas esas desigualdades e injusticias que nos acucian vayan desapareciendo; porque los andaluces no somos más que nadie, pero tampoco menos, y debemos decirlo bien alto y no conformarnos con las migajas sino con lo que nos merecemos.

Hoy, 28 de febrero de 2013, este es mi pequeño homenaje por vivir en esta tierra de ocho provincias, de 8.449.985 habitantes e incontables corazones.

Os dejo con este vídeo lleno de imágenes de ese 4 de diciembre de 1977 en el que todos gritaron como uno:

¡Andaluces, levantaos!,
¡Pedid tierra y libertad!,
Sea por Andalucía libre,
España y la humanidad.

De Teherán a Pionyang, entre amenazas e incertidumbre

2002. Este fue el año en el que internacionalmente salió a la luz que en Irán estaban enriqueciendo uranio y que llevaban trabajando con un programa nuclear encubierto casi dos décadas. Desde ese día, aquellos que manejan el llamado desde Teherán como ‘derecho nuclear’, es decir: EE.UU., Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia (también llamado Sexteto), han intentado frenar tal plan, aunque algunos con mucha más vehemencia, como es el caso de los norteamericanos, que acuciados por Israel y la posibilidad de perder la hegemonía estratégica en la zona, han llegado a amenazar con el uso de su fuerza militar.

Van ya casi once años de tensiones, de intentos de negociación aderezados con seis resoluciones condenatorias del Consejo de Seguridad de la ONU (cuatro sancionatorias) y un embargo occidental a la compra de petróleo y las transacciones financieras con Irán, y la única conclusión que se ha sacado en limpio es que desde Oriente no tienen interés alguno en dar marcha atrás. Y llegados a este punto yo me pregunto: ¿Quién pone aquí las etiquetas del bien y del mal?

Pese a los planes iraníes para llevar a cabo su proyecto nuclear, no fue hasta hace dos años cuando la alarma se encendió, ya que desde la OIEA (Organización Internacional de Energía Atómica) se afirmó que el país asiático ya tenía el suficiente nivel como para construir armas nucleares; y claro está, una cosa es jugar a las centrales nucleares, y otra distinta poder usarlas para el abastecimiento militar.

Pero no quedan aquí las preocupaciones del gigante norteamericano, que ve como más allá también tiene a Corea del Norte realizando pruebas armamentísticas nucleares. La última de ellas hace tan sólo dos semanas y que ha motivado al Senado de los Estados Unidos a aprobar por unanimidad una resolución que condena la reciente prueba nuclear de Corea del Norte y recomienda sanciones adicionales contra el régimen de Pyongyang para frenar sus ambiciones nucleares. El senador republicano Bob Coker ha destacado “la necesidad de modernizar las fuerzas nucleares de EE.UU. para que podamos mantener un elemento nuclear disuasorio para proteger a estadounidenses y a nuestros aliados en la región”. Viene a decir que las armas nucleares sólo pueden tenerlas ellas porque los demás suponen una amenaza…

Video de la última prueba nuclear de Corea del Norte

Gracioso es sin duda que desde Washington hablen del peligro que supone el hecho de que otras naciones tengan capacidad nuclear, sobre todo cuando han sido ellos los únicos que han hecho uso de ella llevándose por delante una ingente cantidad de vidas civiles pulsando un botón y a sangre fría. Pero no queda aquí la cosa, no se puede obviar el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT, por sus siglas en inglés) que fue aprobado en 1996 por la Asamblea General de Naciones Unidas. Desde entonces, 183 países han firmado el documento y un total de 159 lo han ratificado. De los países que disponen de tecnología nuclear y cuya ratificación es necesaria, 36 ya han dado el paso, incluidas tres potencias con arsenal nuclear como Francia, Reino Unido y Rusia. La pelota ha quedado en el tejado de ocho naciones. Estados Unidos, China, Egipto, Irán e Israel han firmado pero no ratificado el documento. En el caso norteamericano, el Senado se niega.

El papel ruso

En todo este disparate nuclear son rusos y chinos los que crean más recelo en la Casa Blanca, ya que pese a sancionar acciones como la de la última prueba norcoreana, siempre tratan de ponerse el papel de mediador para bien de éstos y los iraníes. El canciller ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que tanto su país como China creen que la prueba nuclear de Corea del Norte no debe ser motivo para una intervención militar extranjera “Es muy importante no utilizar la actual situación para realizar un despliegue de armas modernas en esta región, o cualquier otro tipo de armas, también es importante no permitir que esto se use como excusa para una intervención militar extranjera”, manifestó. Y tampoco hay que obviar el hecho de que fueron los propios rusos quienes pusieron sus conocimientos en ayuda de Irán para construir sus centrales nucleares. Por otro lado caminan Pakistán e India, que pese a haber realizado también ensayos con misiles que pueden portar ojivas nucleares, tienen sus miras puestas en un régimen localista que les lleva a una confrontación interna de amenazas mutuas.

Llegados a este punto y con el conocimiento por informes de la OIEA de que Irán está cumpliendo con todos los requisitos de seguridad y que sus fines son pacíficos ¿cuál es el problema? Nada más simple, en EE.UU. molesta que le tosan, no tener la sartén por el mango, y si hace ya más de medio siglo demostraron al mundo que habían ganado la carrera nuclear, hoy ven como esa supremacía se está topando con muchos pueblos (ejes del mal para Washington) que les retan sin temor, y lo que es más irrefutable, con una legitimidad no escrita que sigue su curso; tanto es así que las exigencias del Sexteto son cada vez más permisivas con el país Islámico.

Y digo más, da la casualidad de que los países con ‘derecho nuclear’ coinciden con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el único con verdadera potestad sobre terreno firme. Ellos se cocinan, se reparten y se comen el pastel… por ahora. Porque en la historia nada está escrito hasta que pasa y si hay algo que nos han enseñado el pasado es que si hay que temer a algún país es a los EE.UU., autonombrado como líder de la libertad y único que ha llevado a cabo un genocidio nuclear con este resultado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hay una cosa clara es que estas imagenes no pueden repetirse, y la verdad es que a cada paso que se da se está más cerca de ello, porque el ser humano parece estar predestinado al enfrentamiento, a querer pasar por encima del prójimo. Avaricia de poder e intereses económicos, más bien en orden inverso, tienen en vilo una población civil que sólo es querida para el día del voto, y cuyo valor humano en muchos casos, es un simple número de bajas asumibles para el que calienta su culo en el despacho.

¿Un desarme nuclear? Quién podría vigilar un trabajo de tal calibre, si sólo para indagar si Irán puede tener armas han hecho falta once años sin que haya quedado del todo claro; y lo que es más certero aún, si se trata de vivir en paz y armonía como tratan de hacernos creer los norteamericanos, para qué quieren un arma que sólo puede provocar más muertes. Pero no es para extrañarse, hablamos de un país que en 2011 copó el 78% de ventas mundiales de armas exportadas por valor de 66.300 millones de dólares (52.960 millones de euros). Mientras las guerras sean una fuente de ingreso, un desarme será utópico; esto sin contar con la desconfianza propia del ser humano, lo que podría hacer contraproducente un desarme a escala global, porque al menos ahora se puede hablar de tenso equilibrio, pero pongamos que China y EE.UU. pactan deshacerse de sus armas, quién asegura que el otro lo cumple… En fin, no se despisten.

Entre estrellas y… ¡estrellados!

Ya está aquí la noche de los Oscars, esa en la que las estrellas de Hollywood se visten de gala para, un año más, repartirse el pastel de la meca del cine. Pero no todo son alegrías y discursos de agradecimiento, también ha habido sonadas decepciones y verdaderos creadores de arte que se han quedado sin la preciada estuatilla.

Entre aquellos que no han visto reconocido su trabajo se encuentra Charles Chaplin, quien no obtuvo ninguna estuatilla ni como actor ni como director, y que tuvo que esperar a 1973 para recibir un Oscar honorífico, si bien en 1952 había recogido uno por la música en ‘Candilejas’. No se queda atrás Orson Welles, quien pese a estar nominado en nueve categorías por El ciudadano Kane, sólo gano en una, la de mejor guión. El rey del suspense, Alfred Hitchkock tampoco tuvo el reconocimiento a mejor director por ninguno de sus filmes. La lista de directores sin estuatilla se engrosa con nombres como Stanley Kubrick, Ingmar Bergman, Ridley Scott o Quentin Tarantin0.

hitchkock

Imagen de Alfred Hitchkock

Los que se ponen al otro lado de la cámara tampoco se han librado de quedarse con la miel en los labios. Así, nos encontramos con casos como el de Cary Grant, que obtuvo su reconocimiento en 1970 con un Oscar honorífico que parece poco para su aportación a la gran pantalla; Groucho Marx, reconocido hoy como uno de los referentes más firmes de la comedia tampoco se llevó jamás a casa el deseado premio. También ha habido casos en los que la tragedia se ha interpuesto en el camino hacia el galardón, como le ocurrió a James Dean, que a los 24 años vió truncada su corta carrera por un accidente de tráfico. Otros casos de renombre son los de Richard Burton, Kirk Douglas, Harrison Ford o Liam Neeson o Steve Buscemi.

Si miramos más hacia actores de las últimas décadas nos topamos con casos como el de Steve Buscemi, que pese a interpretaciones excelentes como la de El gran Lebowski nunca ha estado ni nominado. Quizás más reconocibles y sonoros son los casos de Edward Norton que rozó la estuatilla con American History X; o Brad Pitt, Leonardo di Caprio y Tom Cruise, a quienes su fama mundial y desorbitado caché no les ha valido para que su actuación quedase rematada con la guinda ‘hollywoodiense’.

norton

Imagen de Edward Norton en American History X

Pero no podemos irnos sin darle un toque de humor a tan honorable gala cineasta, y para ello os dejo con una de mis series favoritas, ‘Padre de Familia’, y su particular entrega de premio a mejor actor protagonista….

Y aunque este año no tengamos ningún representante entre los nominados salvo Paco Delgado por el vestuario de Los Miserables, aquí está Penélope para dejar alta la marca España en yankilandia mostrando sus cualidades como actriz…

Esto es todo, espero que disfrutasen de la noche y sean felices.

La Red, territorio bélico

Que Internet ha revolucionado la existencia del ser humano es un hecho, pero hasta qué punto lo hará es una incógnita que aún necesita mucho trabajo para quedar resuelta. Los avances se suceden sin que la gente de a pie, yo incluido, pueda sabér qué y cómo ocurre, ni cuáles serán sus consecuencias.

En estos días ha llegado hasta nuestros oídos que, según han dejado caer desde los Estados Unidos, China ha realizado diversos ciberataques contra el país norteamericano, cuestión que me hace plantearme si llegará el día en que Internet se vuelva en contra de su propia creación; y es que muchos ya han bautizado este desencuentro entre las dos actuales potencias mundiales como la I ciberguerra fría.

Nadie duda de que hasta que el estornudo no salpica a los estadounidenses parece que nadie se ha manchado, y en esta ocasión no es diferente, ya que ha habido muchos casos anteriores en los que la Red de redes ha sido usada para espionaje o sabotaje. El primer caso documentado se dio en la Guerra de Kosovo en 1999, cuando durante la intervención de los países aliados, un grupo de hackers intervinieron equipos estratégicos de la OTAN, de la Casa Blanca y del portaviones estadounidense Nimitz.

Ya en el siglo XXI Taiwán acusó a China en 2003 de sembrar el caos al dejar sin servicio a hospitales y el servicio de tráfico, aunque como es norma, los segundos lo negaron; al igual que hizo Rusia en 2007 y 2008, cuando Estonia y Georgia le acusaron de ciberespionaje de sus instituciones gubernamentales. Pero fue en 2010 cuando Stuxnet, virus al que se le considera como el prototipo de la primera ‘ciberarma’, hizo su aparición en escena. Hablamos según la compañía europea de seguridad digital Kaspersky Labs de “un prototipo funcional y aterrador de un arma cibernética que conducirá a la creación de una nueva carrera armamentística mundial”. Este gusano, que fue usado por los EE.UU. para atacar las centrales nucleares iranies, es junto a Duqu y Flame, una de las armas más potentes a nivel informático.

Reportaje sobre el ataque realizado por los EE.UU. contra Irán

Por ahora todas las intervenciones en este campo ha tenido como objetivos la consecución de datos clasificados del enemigo o el sabotaje de infraestructuras, pero lo que no queda claro es si algún día afectará a personas en sus propias carnes, tal y como asegura Chiranjeev Bordoloi, el director ejecutivo de la compañía de seguridad Top Patch. “Estos tipos de ataques podrían crecer más sofisticadamente y este tipo de peligro podría llevar a la pérdida de vidas humanas”

Operación ‘Octubre Rojo’

En este caso hablamos de un malware que fue descubierto por informáticos rusos en octubre de 2012 y que según se sabe lleva trabajando, sobre todo en Europa, desde el año 2007. La preocupación radica en la capacidad de desclasificar documentos tan sofisticados como los que usa la OTAN en sus comunicaciones.

october

Imagen de los países afectados por la operación ‘Octubre Rojo’

Falta de legislación

Lo que está claro es que a día de hoy Internet se ha convertido en un campo de batalla, donde los virus reemplazan a los tanques y aviones, y los ‘hackers’ a los soldados. La efectividad de los ataques virtuales, sobre todo considerando lo difícil que resulta determinar su origen, es la principal ventaja de las armas cibernéticas. Pero el peligro va más allá, porque los ataques informáticos son posteriores a las convenciones actualmente vigentes; o sea, que no existe regulación o norma alguna en el derecho internacional humanitario que dicte acerca de la guerra informática. No obstante, sí es aplicable el derecho humanitario cuando los ataques implican el daño a bienes bajo protección o a personas, convirtiéndose dichos ataques en objetos de incumbencia del jus in bello.

Las consecuencias de la débil legislación sobre este tema puede acarrear desastres sociales tanto a nivel local como mundial, sin olvidar por el camino dos cuestiones que pocos se plantean. La primera el hecho de responder a un ataque cibernético con armamento convencial, una amenaza que ya fue cursada por los EE.UU en 2012. Y segundo, la posibilidad de autoinflingirse un ataque informático no dañino a gran escala para justificar así la intervención militar contra otro Estado.

William Wallace, la lucha en mayúsculas

Corren tiempos de lucha, de inconformismo, de demostrar que callar las voces a base de palos sólo sirve para que al amanecer siguiente se escuchen más fuerte. Puede que haya días en los que la garganta se quede seca, en las que la cama parezca ser tu único amigo; pero hay que levantarse, hay que demostrar que por mucho que el mundo se te venga encima, tú puedes con el.

Por eso os dejo con William Wallace en Braveheart. Porque hoy puede que el pasado 14-N se vea como algo inservible, porque los abusos policiales ante las protestas en nuestro terriotorio y en otros igual de desfavorecidos en favor del ricachón pijo podrán repetirse en más ocasiones, porque seguirán dejando a gente sin sus casas y sin pan para que el del Mercedes se compre otro, pero como dijo Wallace “estoy viendo a un ejército de paisanos míos, aquí reunidos contra la tiranía (…) Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡¡la libertad!!

De ‘Manzano podrida’ a granito de arena

Nunca se ha hablado tanto de un gregario. Jesús María Manzano Ruano, natural de San Lorenzo de Escorial, pasó entre el verano de 2003 y marzo de 2004, de ser uno más del pelotón a convertirse en la voz de alarma de toda una trama de dopaje que aún hoy, casi diez años después, sigue sin tener un final de película.

Cuando el entonces ciclista del Kelme denunció que le habían obligado a doparse y que le había afectado a su salud de tal manera que precipitó su retirada del mundo de la bicicleta, las críticas le fueron lloviendo por todas partes sin un mísero paraguas que le resguardase. Duros ataques desde su entorno e incluso amenazas de muerte convirtieron esos momentos en un infierno para Manzano, más aun cuando el juez que le interrogó, Guillermo Jiménez, decidió no abrir una investigación.

Ante tal panorama de abandono, y pese a casos anteriores de tramas de dopaje como la que se destapó con el extinto equipo Festina como protagonista, la denuncia de Manzano quedó en nada hasta dos años después, cuando un nuevo positivo, esta vez de Roberto Heras en una vuelta a España que ganó, fue el punto que marcó un antes y un después en la Operación Puerto.

A día de hoy todos conocemos cómo están las cosas. Muchos acusados, declaraciones en las que se señalan unos a otros, y una resolución que sigue en el aire. Sin embargo, nadie debe pasar por alto que Manzano tuvo la valentía de ser el primero en dar la luz de alarma y arriesgarse a ser señalado como único culpable. Sin su testimonio puede que también se hubiese llegado a este punto en el que todo un complot ha quedado desarticulado, pero no por ello debe restársele valor, porque lo fácil es decir hoy: “yo fui testigo” o “yo me dopé” con viento a favor y envuelto en un alo mediático.

En su día fue un traidor dentro de la ‘mafia’ ciclista, pero hoy no es más que ese granito de arena que inició una montaña que nadie podía imaginar cual altura alcanzaría. Sólo queda esperar que todo este esperpento de pie a un cambio dentro de un deporte tan bonito como denostado en los últimos años.

manzano

¿Deporte politizado? Y la pescadería oiga

Salva Ballesta rechazado por el Celta por motivos políticos según sus propias palabras. Esa es la noticia, por primera vez en nuestro fútbol se le dice “no” a un deportista por haber comentado abiertamente lo que siente, que no es otra cosa que, tal y como él dice, “no ser de izquierdas ni de derechas”, sino de una tercera opción en la que no hace falta ser de ningún partido.

Juzguen ustedes, porque yo no estoy escribiendo estas líneas para criticar al maño, que podría, sino para intentar ser realista con la España que nos rodea, esa que se palpa en los estadios pero también en el barrio, esa que nos hace ser como somos y que en gran parte hemos heredado, tanto por historia como por lo que cada uno ha mamado en su casa.

Podría haber un mundo ideal, ese en el que todos conviviríamos y nos daríamos la mano, nos ayudaríamos y avanzaríamos unidos, pero no existe. Te levantas un día, hoy hay partido y tras liarte el bocadillo vas a animar a tu equipo… y lo que antes era una grada verde, azul, roja, blanca… se ha vuelto de un tono diferente, ese que te recuerda que da igual si el rival juega al fútbol o al waterpolo, sino su procedencia y sus pensamientos. A la mañana siguiente vas a trabajar y resulta que tu compañero de toda la vida suelta un comentario que para él es la verdad más absoluta, para tí una burrada; sólo ha dicho lo que piensa. Sales temprano y vas a comprar la cena, y quien despacha habla con un amigo, tú esperas mientras dejan claro que hay personas y ‘personas’… Ni tu empresa ni esa cadena de supermercados se están politizando, es una simple opinión libre de cada individuo; porque esa política que se hace en escenarios, estadios y galas no vive sólo allí, está en esa calle que pisas cuando sales por la puerta. La política convive con nosotros día a día y nadie puede cerrar el grifo para decirte no hables aquí, hazlo al girar la esquina.

españa

El pecado de Salva, más allá de lo que piense, es decirlo, ese acto puro de contar lo que cada uno lleva dentro. Muchos podrán asegurar, con poco margen de error, que no es el único que defiende esas ideas, pero ningún otro lo ha dicho, y por eso el exfutbolista es el que lo va a pagar. Salva se ha significado ante una herencia de distanciamiento, porque esa España unida en la que no hay moros y cristianos al menos por ahora no existe. Franco murió un 20 de noviembre de 1975 pero no los que defendían sus ideas, y aquellos que lo sufrieron, tampoco tenían esa capacidad de olvidar al más puro estilo flasheado de Men in Black.

España sigue creciendo y no lo está haciendo como los demás niños, faltó a clase demasiados días y le ha tocado estudiar en Navidad, Semana Santa y verano para intentar dar caza a los otros; y en ese camino hay muchos exámenes suspendidos, tanto individuales como colectivos. Por suerte, tener amigos de diferente ideología es hoy algo natural, pero hay aún escalones que superar y entre ellos ciertos radicalismos heredados con los que sólo se consigue incitar a la violencia.

Que para tí el Celta ha hecho bien, de acuerdo, que ha hecho mal, pues también, no soy quien para decirles qué deben hacer a ellos ni qué debes pensar tú; pero sí que tengo claro que el derecho a la libertad de expresión no hace que todo lo que se diga sea correcto y que hay aros por los que no se puede pasar si queremos llegar a graduarnos algún día y no engordar la lista del fracaso escolar… Y mucho menos volver a un pasado que de glorioso sólo tuvo el día que se acabó.